Benicio del Toro visto por el lente de la artista Myrna Suarez

SD. Benicio del Toro ha sido designado por la organización del Festival de Cannes, para presidir el jurado de la segunda competencia oficial en importancia dentro del más importante festival del mundo.

El puertorriqueño Del Toro es un hombre que vive para el séptimo arte, además de ser un actor brillante, no importa su amor por el baloncesto y sus 6,2 pies de estatura, que de paso le van muy bien para el cine. Hace ocho años, formó parte del Jurado Oficial por la Palma de Oro, además de ser un asiduo visitante de las ediciones del evento que se celebra hace 71 años en la costa sur de Francia.

Aunque nació en Puerto Rico, fue criado en Pensilvania. Cuando tenía 20 años, descubrió The 400 Blows y el universo infinito de Fellini, Eisenstein, Bergman, Eustache, Kurosawa … La isla desnuda de Kaneto Shindô se convirtió en su película de referencia.

La nota oficial del Festival de Cannes destaca las impresionantes pero sutiles muestras de gran actor en Benicio, quien ha sido un gángster apacible (Usual Suspects, 1995), un excéntrico abogado de bigotes (Las Vegas Paramo, 1998), un ladrón de cuatro dedos (Snatch, 2000), un agente de un escuadrón de narcotraficantes mexicano en Cártel (Traffic, 2001, Oscar al mejor actor de reparto), un ex convicto convertido en cristiano fundamentalista (21 gramos, 2003), un indio americano con problemas (Jimmy P .: psicoterapia de un indio de las llanuras, 2013), un famoso traficante de drogas encantador y aterrador (Paradise Lost, 2014).

Cuentan que Benicio Del Toro es fervoroso en el proceso de asunción de un rol: su maestra fue Stella Adler del Actors Studio. Es un leal partidario del cine independiente y ha trabajado con Abel Ferrara (The Funeral, 1996), Julian Schnabel (Basquiat, 1997) y Oliver Stone (Savages, 2012). También aparece en el octavo episodio de la saga Star Wars: The Last Jedi (2017). Para este año está anunciado su regreso a la pantalla grande con Sicario 2 Soldado, que protagoniza junto a Johs Brolin.

En 2008, recibió el premio al mejor actor en Cannes por su papel de Che Guevara en la película de Steven Soderbergh en dos partes, parte que llevó durante no menos de siete años. Del Toro y el Festival tienen una larga historia compartida. Estuvo en Cannes para la proyección especial de Usual Suspects, luego The Pledge (2001), Sin City (2005) y más recientemente, Sicario (2015), que estuvo en la Selección Oficial para competir por la Palma de Oro. Incluso estuvo allí para su debut como director, El Yuma, uno de los segmentos de 7 Days in Havana, un trabajo colectivo seleccionado en Un Certain Regard en 2012. Al año siguiente, Benicio Del Toro dijo: “He venido aquí muchas veces y siempre es asombroso. Estoy totalmente emocionado y emocionado de estar aquí “.

Un Certain Regard volverá a contar con una veintena de obras originales y únicas en cuanto a temas y estética.

Benicio Del Toro reemplaza a Uma Thurman, quien presidió esa competencia en el 2017. Este año el Festival de Cannes se realizará del martes 8 al sábado 19 de mayo.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones