SD. Marian Pabón es una actriz puertorriqueña completa. Se mueve como pez tanto en la comedia como el drama, aunque prefiere el teatro musical, pues canta. Este viernes y sábado se presenta en el Bar de Casa de Teatro un Stand Up Comedy, titulado No hay cuerpo que lo resista, donde desbarra de sí misma, como hace usualmente, para dar paso a la reflexión  del público… además de la risa. Aunque asegura que vuelve en julio con Medea, una obra dramática.

No hay cuerpo que lo resista, está este viernes y sábado a las 9:00 de la noche. Las entradas cuestan RD$500.

Marian Pabón (NC)

Hace cuatro años que Marian estuvo acá, conoció a Freddy Ginebra y a Peter Croes. El que conoce a Freddy una vez sabe que uno no puede dejar de ver a Freddy por mucho tiempo porque la vena vena te llama a Freddy, dice la mujer de cabello largo y sonrisa franca, que estaba a las 5:00 de la madrugada en el aeropuerto de Isla Verde, para un vuelo que salía… a las 7:00 pm y no a las 7:00 de la mañana como ella pensaba. Pero al final de la tarde llegó. Café de por medio conversamos.

Una destacada actriz puertorriqueña, Marian Pabón (NC)

“La otra vez presenté un monólogo que hice titulado Esperando tu regreso. Lo volvimos a presentar y ahora nos pidió que hiciéramos comedia. En cuatro años he escrito ocho obras, dos unipersonales y seis piezas para grupos de teatro. La mayoría son con una temática, con viñetas dentro de cada obra”, explicó.

“Hace como 15 o 20 los que soy standup comedian. Ahora voy a hacer un Stand Up basado en mi vida personal. Quería traer algo así, porque usualmente lo hago en Puerto Rico. Cuando hablo de mi vida personal, la gente sabe de lo que hablo. Aquí la gente no me conoce y tengo que hacer una adaptación. Es como una convención de mujeres que vienen a hablar de distintos problemas de los hombres. Yo hago un oppening como alguien que estuvo ahí. Y estaré haciendo pequeños monólogos cómicos de unas cuantas mujeres que cuentan sus historias. A través de pequeños elementos diferencio una de otra”, expuso Pabón cuyo padre vivió en San Pedro de Macorís hace muchos años.

Reconoce que hay material que te funciona con un público que con otro no te funciona. “Y puede ser que tengas un standup de hora y media que te dure 20 minutos y te dices ¿y ahora qué hago? Con los años  uno empieza a tantear, entonces ve que a esta gente le gusta más por este lado, pues deja darle más por este lado. Casi siempre soy bastante sana en mis standups; el que voy a hacer aquí tiene un tonito un poquito más subido pero no es nada que no pueda ver una niña de 15 años”.

Le gusta el monólogo, dice que en alguna ocasión se le ha olvidado la letra y lo que hace es… improvisar, como debe hacer todo actor que se respete. Que para eso estudió allá por los 70 en la New York Actor Academy, donde han estudiado tantos monstruos. Fue su papá quien le dijo que tenia que estudiar. Y quien siempre se sintió orgulloso de ella. Pero sus monólogos tiene unos secretos relacionados con la luz que le permiten retomar una línea si se ha perdido. O a veces la música es algo que le sirve de apoyo. “Estoy acostumbrada. El monólogo es lo mas difícil porque no tiene quien te ayude. Y a veces me he preguntado ¿esto lo dije ya? Uno se paniquea. Pero siempre se sale a flote”, dice Marian, quien ha trabajado en cine, en radio, en televisión, en teatro.

De los americanos dice que tienen defectos, pero de ellos admira la puntualidad, la disciplina, el estudio, gente bien de palabra. “Lo otro es el racismo que sí existe allá. Y había muchos latinos, era imposible caminar por Nueva York y no hablar en español”. Recuerda un profesor que la tenía cogida con ella, solo porque era puertorriqueña.

Cuenta que en Puerto Rico se hacen pocos musicales, que es el género preferido de ella, pues son muy costosos y no hay público que lo sostenga más de dos fines de semana.

La voz de Marian Pabón era de soprano, con los años dice que le ha bajado un poco el registro y ahora es mezzo contralto. Grabó discos. Nació en Miramar, como El Gran Combo, que se fundó en casa de Roberto Roena. Pero nunca se ha atrevido a cantar salsa ni merengue, que su padre mucho se lo pidió, que cantara merengue, pues era antes de que surgiera Olga Tañon y había ese espacio. “Cuando surgió Olga mi papá me dijo, te lo dije, que debiste aprender a cantar merengue”.

Marian se siente orgullosa de su hija, que tiene 25 años y ya se graduó como ella de la misma academia.

Sobre las afectaciones del ciclón que desoló Puerto Rico, dice que han sido terribles en el sector cultural. “En septiembre teníamos trabajo pautado hasta marzo. Pero todo se canceló y se paralizó. Esta empezando ahora, a arrancar algunas obras de teatro. la emisora principal estuvo fuera de servicio cuatro meses. Como no había luz, las agencias de publicidad lo pararon todo y no compraban nada. Todo se detuvo, todo se derrumbó”.

Gracias al Stand Up, varias empresas la comenzaron a contactar para subir el ánimo y la moral a la gente. Gracias a eso sobrevivió. “Los grupos teatrales iban a las comunidades a mostrar sus obras y cuando terminaban pasaban el sombrero y lo que se recaudara, si es que algo se recaudaba, era para repartirlo entre todos”, manifestó quien acaba de actuar en la serie The Oath, que se pasará por el servicio de streaming de Sony.

Marian Pabón promete un espectáculo del gusto de todos. Nota Clave la respalda.

 

 

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones