Héctor Then y Madison Díaz, literalmente cara a cara (Foto servida)

SD. Una de las buenas cosas que está ocurriendo en el mundo cultural de República Dominicana, es la reactivación de la escena teatral. No importa que sean comedias o dramas, musicales o microteatro, puestas en escena más o menos valores de producción. E ppur si muove, diría Galileo Galilei.

En buena medida, los actores y directores dominicanos han visto que otras experiencias como el miniteatro, dan buenos resultados, que ademas de brindar obras de contenido diverso, aporta al bolsillo, toda vez que es uno de los sectores peor remunerados del país.

Esta modalidad teatral está basada en obras de corta duración para solo 15 personas, en espacios reducidos y con montajes más bien minimalistas.

Desde el pasado 26 de julio, en que se estrenó Una buena abogada, del español Marc Egea, se encuentra en escena hasta el 26 de agosto, junto a otras, en la sede del Microteatro Santo Domingo (calle José Reyes No. 107, Ciudad Colonial),de jueves a domingo, en horarios de 8:05pm, 9:05pm, 10:05pm y 11:05 pm.

Según una nota de la producción, Una buena abogada narra la historia de un preso condenado a la silla eléctrica y una abogada que se presenta en una pequeña habitación de interrogatorio con la intención de defenderle. ¿Cuál es el verdadero motivo que oculta el trasfondo de ambos personajes?

La historia promete una entretenida e intensa demostración actoral -algo que casi siempre exige este tipo de obras de corta duración, más bien basadas en las posibilidades del actor, e impone un desenlace que dejará al espectador, con diversas emociones encontradas.
Acota la nota también que, desde su día de estreno, la pieza ha recibido diversas ovaciones de la voz de los espectadores, así como también comentarios alentadores e invitaciones en las redes públicas de la escritura y voz de algunos artistas conocidos.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones