En primer plano0 Linklater a la izquierda y Tom Hanks a la derecha, en último plano Pimentel (Foto servida)

SD. Tal y como lo publicó días atrás Notaclave.com, el joven actor dominicano Alexander Pimentel, acaba de participar esta semana, después de algunas de estudio y ensayos, en la singular puesta en escena de Henry IV, realizada en el campus West Los Angeles VA.

Si bien ninguna de las críticas se refiere directamente a él, porque se centran por supuesto en las figuras de Tom Hanks, Linklater y Rondi Reed sobre todo, es un gran éxito para el dominicano, estar haciendo teatro a ese nivel, en Los Angeles.

Alexander Pimentel fue el protagonista de aquella puesta en escena de El Graduado, en Bellas Artes hace 11 años, producida por Clarisa Paulino, donde tuvo de co protagonista a Freda López y fue dirigida finalmente por Iván García. En el reparto estaban Sharlene Taulé, Héctor Then, Exmin Carvajal y Yamilé Schécker.

Ahora Alexander ha crecido como actor, ha perfilado sus estudios, y está preparado para nuevos escalones. Este año ha trabajado en el filme The Fever and the Free, de Cath Guick, donde hace un papel secundario.

Pero quizás el más importante momento de su carrera, ha sido este de la obra Henry IV.

Precísamente Los Angeles Times en el primer párrafo de su crítica asegura “Abordar ambas partes del “Henry IV” de Shakespeare en una puesta en escena al aire libre con una compañía de actores que no son principalmente conocidos como especialistas isabelinos es una receta para una noche larga y llena de baches. Por lo tanto, es un honor para el Shakespeare Center de Los Angeles no solo evitar un desastre sino tener tanto éxito”.

“La producción, que se inauguró el viernes en el jardín japonés en el campus de West Los Angeles VA, está protagonizada por el ganador del Oscar Tom Hanks como Falstaff y el elegante actor shakespeareano Hamish Linklater como Prince Hal. Pero gran parte de su éxito se puede atribuir a la tranquila dirección de Daniel Sullivan, quien conoce bien las comedias, tragedias, historias y romances de Bard”, señaló el periódico.

“Las escenas más deliciosas en este extenso drama, que se ha condensado a 3¼ horas (aproximadamente la mitad de la duración de otras producciones que he visto), se encuentran entre Hal y Falstaff. Lo mejor de esto ocurre en Boar’s Head Tavern, conducido por Mistress Quickly, la vieja y descuidada coqueta que jugaba con la seducción del ganador de un Tony, Rondi Reed”, especifica el crítico de arte teatral Charles McNulty.

Y finaliza alabando la puesta en escena” “Pero este es un esfuerzo valiente, digno de aplauso por todos lados. El aire de la noche se volvió frío el viernes. Sin embargo, los espectadores parecían entusiasmados con esta visión de Shakespeare animada por la realeza en activo, profesionales capacitados y aprendices de juegos, todos los cuales han demostrado que pueden superar el desafío más difícil”.

La obra cuenta en el reparto con Tom Hanks, Hamish Linklater, Joe Morton, Anthony Mark Barrow, Raffi Barsoumian, Josh Clark, Benji Coelho, James Michael Cowan, Sheldon Donenberg, Harry Groener, Jeff Marlow, Chris Myers, Chris O’Reilly, Alexander Pimentel, Ray Porter, Rondi Reed, Chris Rivera, Emily Swallow, Peter Van Norden, Geoffrey Wade, Time Winters.

Otra crítica

Por su parte la revista Variety afirma sobre Tom Hanks “Antes de “Big”, antes de “Bachelor Party” – diablos, incluso antes de “Bosom Buddies” – Tom Hanks estudió teatro en Chabot College y actuó tres temporadas en el Great Lakes Shakespeare Festival, recorriendo los foros en “Hamlet” (aunque no como Hamlet) ¡ay! Pero eso fue hace más de 40 años, y han pasado tantas cosas desde que puede ser un Hanks diferente -uno con dos Oscar y una formidable reputación de actor serio en su haber- que aborda el papel tragicómico de Falstaff en el La presentación de “Henry IV” del Centro de Los Ángeles de Shakespeare, haciendo lo que se anuncia como su debut en el escenario de Los Ángeles“.

“El espectáculo en sí -técnicamente dos obras de historia separadas, misericordiosamente condensadas en una sola producción de tres horas que, francamente, podría ser aún más corta- sigue realizándose hoy debido a un interés no particular en su monarca homónimo, sino como un crédito a Falstaff, de lejos el más entretenido en la gran colección de personajes de Shakespeare, lo suficientemente popular como para aparecer en tres de sus obras. Sabiamente, el director Daniel Sullivan (quien ha montado no menos de 10 producciones de Shakespeare en el Parque, adaptándose bien al escenario al aire libre del Jardín Japonés de la VA) ataca los discursos políticos y qué tropas se necesitan, donde se habla de estrategia. sin apretar tanto como una muesca en el cinturón fulgente de la etapa de Falstaff”, dice la crítica firmada por Peter Debruge.

Otra escena de la puesta en escena (Foto cortesía de Craig Schwartz)

La obra, que se pone en el Jardín Japonés del Campus West de Los Angeles VA, donde usualmente se ponen obras de Shakespeare, tiene capacidad para solo 620 personas, es al aire libre y las boletas más caras cuestan US$500, según Variety.

“La sombra de Orson Welles ocupa un lugar importante en este papel, aunque Hanks ha seguido su propio camino. Es un actor más agradable, lo que a su vez hace que algunas de las travesuras de Falstaff (incluido su intento de reclamar el mérito de vencer a Hotspur, después de haber sido muerto en el campo de batalla) sean más fáciles de perdonar. Al elegir a Hanks, hay un riesgo real de que “Henry IV” se convierta en “Falstaff”, como lo hizo “Chimes at Midnight” de Welles, pero Linklater es lo suficientemente fuerte como para evitar que huya con el programa, o tal vez simplemente roba y vuelve de Falstaff, como lo hace Hal después del robo”, afirma Debruge.

“Estos dos actores están bien emparejados para otro, como lo demuestra la escena en la que se turnan para hacerse pasar por el rey, intercambiando afectuosos insultos en el proceso. La segunda mitad de “Henry IV” resulta mucho menos satisfactoria (se suponía que la esposa de Hanks, Rita Wilson, interpretaría a Mistress Quickly, una novedad que seguramente habría animado a la Segunda Parte), lo que les da a Hanks y Linklater menos tiempo juntos en el escenario. el período previo a la coronación de Hal y el destino mal adquirido de Falstaff. Pero cuando el Lord Chief-Justice bromea, “¡Dios envía al príncipe a un mejor compañero!” Y Falstaff replica, “¡Dios envía al compañero un mejor príncipe!” Es difícil imaginar un par mejor para estas dos partes, al menos en cuanto a Shakespeare en Los Angeles está preocupado”, finaliza Variety.

Tom Hanks a la derecha (Foto servida)

Por otra parte la apreciación de The Hollywood Reporter es agria desde que arranca: “A primera vista, un Tom Hanks con traje gordo puede parecer la opción perfecta para interpretar a “Sir John Falstaff” en la producción de Henry IV del Centro Shakespeare de Los Ángeles. Pero si bien su imagen de chico simpático encaja con el ingenio y el encanto gregario de los codiciosos, es lo último que falta en la descripción de Hanks. Esa elección afecta la relación de Falstaff con Hal en el corazón de la historia, convirtiendo a las buenas costumbres en un rencor de codazos agudos en una producción igualmente desigual”.

Así mismo reconoce que Mistress Quickly iba a ser interpretada por la esposa de Hanks, Rita Wilson (que se sentó en la segunda fila la noche de la inauguración con su hijastro Colin Hanks), pero aunque hubiera sido intrigante ver a la pareja actuando cara a cara, Wilson tuvo que abandonar debido a un conflicto de programación. “El veterano de la etapa de Chicago, Rondi Reed intervino, trayendo el tiempo de la comedia experta y el humor lastimoso al posadero del lugar favorito de Falstaff, The Boar’s Head”.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones