CANTO QUE NO SALMO

Tu que amasas silencio con silencios
Y regalas la mirada a la punta de tus zapatos,
No te desesperes
No te ofusques
No te embriagues
No cantes derrota ni te deleites
En los remordimientos que te pueblan;
Llénate de espacios posibles
Queréllate contra el silbo y la locura.

Es más, no vuelvas a pasar
Por debajo de aquel balcón
Donde habita la zorra.

Acumula estas canciones
Y estructura tu vida a partir
De instantes de felicidad.

Quita la tristeza de tus sienes
Y del ojal de tu camisa
Desciende a la virtud del agua
Murmura en la niebla
Y canta fuerte cuando el sol se marche
Para que los espíritus de la tierra
Sepan que les das las gracias.

Nota importante: no tomes este consejo
Al pie de la letra. A lo más quéjate,
Que no es un salmo. Y santíguate en el punto final.

@alfonsoquinonesm

(Este poema pertenece al libro Perdiendo ausencias)

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones