SD. Contrariamente a los que muchos creen, la sal no aporta calorías y no engorda, lo que hace es que da sed y hace que el cuerpo retenga líquido lo que repercute en un aumento de volumen e, indirectamente, en un aumento de peso en la báscula.

Sal marina (Fuente Externa)

El uso de la sal como alimento comienza en la época del emperador chino Huangdi y se remonta a 2700 a.C. pero ya en el 1500 a.c. los egipcios empleaban la sal para embalsamar a las momias.

En Roma era una muestra de hospitalidad muy común ofrecer sal a los recién llegados e incluso una parte de la paga de los soldados se hacía con este producto, de ahí que al pago por el trabajo hoy todavía se le llame salario. La Vía Salaria es una de la primeras obras construidas por los romanos y tiene este nombre porque servía para transportar la sal desde el mar Adriático hasta Roma.

Para quien desconoce la importancia de esta vía regalamos un par de datos: se construyó en el primer período del imperio (15 a.c.) y tiene un recorrido de 242 kilómetros. La ruta era usada por los romanos para facilitar el transporte de la sal (de ahí su nombre) hasta el río Tevere. Su importancia era enorme, muchos piensan que el Imperio Romano no habría existido sin esa obra.

Hablando de América, los Taínos conocían el sistema de obtener la sal con el agua de mar y la usaban también para conservar pescados y las pocas carnes que obtenían cazando. La preocupación de los conquistadores fue ocupar todos los centros de producción de sal y crear nuevas fuentes de transformación.

Cuestión de salud

La sal hace daño a la salud, ya que aumenta la presión sanguina, ayuda a la obesidad… Estas frases son comunes cuando se habla de la sal, pero en realidad no podemos evitar consumirla, porque la palabra ¨insípida ¨ a nadie le gusta y porque, si la sal es marina, contiene tantos minerales cuanto el cuerpo humano necesita. Esto no pasa con el glutamado monosódico, un producto que se fabrica por medio de una fermentación bacteriana, es muy económico y usado por la industria alimenticia y enlatados.
Es un potenciador de sabor que crea varios malestares a lo largo del tiempo pero los industriales dicen que no tienen alternativas. El consejo es usar los enlatados lo menos posible.

Desde el 2009, para los amantes de la vida sana hoy existe el PANSALT, una sal yodada que la universidad de Helsinki ha descubierto y que contiene poquísimo sodio y ayuda a bajar la presión arterial! ¿Oyeron bien? ¡Una sal que baja la presión arterial!!!

Existen muchos otros tipos de sal en el mercado:

Sal del Himalaya (Fuente Externa)

SAL ROSADA HIMALAYA: . Es una sal que se solidifico en el mar primitivo y yace parcialmente bajo la superficie terrestre. La sal se obtiene a través de la explotación de minas, donde se extrae manualmente sin utilizar explosivos. Su característico color es rosado. La sal del Himalaya contiene los 84 elementos naturales que encontramos en el cuerpo humano pero muchas veces es falsificada.

BIO-SAL, una sal comercial que combina el cloruro de sodio de la sal de mesa, con cloruro de potasio. Esta sal, al tener ambos, colabora a contrarrestar los efectos nocivos de la sal de mesa pero tiene un sabor mas débil que ella.

SAL AHUMADA Se usa en algunos platos para potenciar a algunos sabores. Este no aporta ningún beneficio nutricional, además puede incorporar sustancias tóxicas que resultan cancerígenas.

SAL KOSHER La sal Kosher garantiza que tenga muchos menos aditivos,pero no la hace buena para la salud.

SAL ORGANICA Decir que una sal es orgánica implica en realidad una falsedad.
Al igual que la sal Kosher, que un tipo de sal sea llamado orgánico no es garantía de calidad.

SAL ROJA O SAL HAWAIANA Es una sal marina de Hawái que incluye óxido de hierro proveniente de la arcilla volcánica. Esta sal se extrae de forma natural y se asemeja en calidad a la sal marina.

La sal común, o cloruro de sodio se consigue de diversas formas. La más conocida es por evaporación del agua, que da lugar a la sal marina.

Para terminar en el Imperio romano a los hombres enamorados se les denominaba salax (“en estado salado”), lo que da origen a la palabra inglesa: salacious. En los Pirineos se suele poner sal en los bolsillos de los novios para evitar la disfunción eréctil. Para pensar: ¿vale la pena de ser un ¨macho ¨con la presión alta?

Esperamos tu comentario

Desde el Ático