Yulia y Serguei, brindando (Fuente Externa)

 

Yulia y Serguei, brindando (Fuente Externa)

SD. La noticia internacional del día es que varios gobiernos del mundo han manifestado su repulsa al gobierno ruso por el envenenamiento en una pizzería de un centro comercial en Salisbury, del antiguo doble espía ruso Serguei Skripal (66 años),  junto a su hija Yulia (33 años), quien había llegado a visitarle un día atrás, con el uso de lo que se llama un agente nervioso. El primer agente de policía que acudió a ese lugar está hospitalizado también, en estado grave.

Hace una semana Vladimir Timoshkov, compañero de clase de la víctima, expres´ò públicamente que Skripal negaba supuestamente ser un “traidor” y pedía “perdón absoluto” para poder regresar a su tierra y visitar a su madre, su hermano y otros familiares que siguen viviendo en el país gobernado por el recientemente reelegido Vladimir Putin.

Serguei con su esposa e hija (Fuente Externa)

Según declaraciones del amigo del ex espía británico, Skripal habría sido “repudiado” entre otros por sus ex compañeros de colegio por haber traicionado al país, un hecho que él negaba por considerar que su ¨juramento había sido para con la Unión Soviética y no con Rusia¨. Esto le habría hecho “arrepentirse” de haberse convertido en un agente doble y le hizo plantearse que ésa decisión había “convertido su vida en un auténtico desastre”.

Coronel Serguei Skripal (Fuente Externa)

Por esta razón, según Timoshkov, quien recuperó la relación con Skripal en 2012 gracias a la mediación de Yulia, el ex agente habría decidido rogar el perdón de Rusia. De hecho las palabras exactas de pedir un indulto completo hacen referencia a la desconfianza que existía en el agente de poder ser asesinado, a pesar de que el Estado ruso le liberó en 2010, tras cuatro años de cautiverio, como resultado de un programa de intercambio de espías entre Londres y Moscú. Tras ello, Serguei se estableció en Salisbury, donde ocho años más tarde fue encontrado envenenado con un derivado del agente nervioso Novichok junto a su hija. Ambos se encuentran en estos momentos en estado crítico.

Este lunes el gobierno americano que encabeza Donald Trump ordenó la expulsión de 60 diplomáticos rusos y el cierre del consulado del Kremlin en la ciudad de Seattle, tras tardar varios días en reaccionar, lo que le ganó duras críticas de la bancada demócrata de que supuestamente Trump no era lo suficientemente duro con los rusos. En una nota oficial hoy, la Casa Blanca informó que la acción fue adoptada “en conjunto con nuestros aliados de la OTAN”, y añadió que Washington está dispuesta a construir mejores relaciones con Moscú, pero que eso sólo será posible “con un cambio en el comportamiento del gobierno de Rusia”.

“Se esconden tras la fachada de la inmunidad diplomática mientras participan de forma activa en operaciones de inteligencia que minan al país que les acoge, en una democracia que intentan minimizar”, dijo un funcionario norteamericano. “Con la acción de hoy estamos rebajando mucho el número inaceptablemente alto de funcionarios de inteligencia rusos que hay en Estados Unidos”, aseveró.

Otros países

Así mismo Canadá, Ucrania y 14 países de la Unión Europea anunciaron expulsiones de funcionarios rusos de sus países.

Líderes de la Unión Europea concluyeron la semana pasada que era altamente probable que Rusia estuviese detrás del ataque a Skripal y a su hija en el sur de Inglaterra. Sergei Skripal y su hija Yulia.

El miércoles pasado se reunió por este motivo el Consejo de Seguridad de la ONU.

“No han dado explicación acerca de cómo este agente llegó a ser usado en el Reino Unido”, dijo durante la semana pasada la primera ministra británica Teresa May.

“En su lugar, han tratado el uso de este agente nervioso de grado militar en Europa con sarcasmo, desprecio y desafío”, manifestó.

La ira británica

La primera ministra anunció el pasado miércoles la expulsión de 23 diplomáticos rusos en respuesta al suceso, de paso revocó la invitación al ministro de Exteriores ruso Serguei Lavrov a visitar Reino Unido.

La primer ministra dijo que los diplomáticos “tienen una semana para salir” y los identificó como “funcionarios de inteligencia no declarados”. La semana se cumple dentro de 48 horas.

Esta es una de las medidas que hacen parte de la “suspensión de todos los contactos bilaterales de alto nivel planeados entre Rusia y Reino Unido” que mencionó May.

Rusia niega haber tenido cualquier participación en el incidente. Como es usual en un protocolo no escrito, la primera reacción de la embajada rusa fue decir que la medida era ¨inaceptable, injustificada y de vista corta”.

Reacción siberiana

Por su parte, Rusia expulsará de su territorio a 23 diplomáticos británicos y retirará el permiso de operaciones al consulado de Reino Unido en San Petersburgo.

Así lo explicó a la prensa este sábado el embajador británico en Moscú, Laurie Bristow, tras salir de una reunión a la que había sido convocado por el ministerio de relaciones exteriores ruso.

¿Quién es Skripal?

Serguei Skripal, es un ex coronel ruso que fue sentenciado a 13 años de cárcel en 2006 después de haber sido condenado por espionaje para Reino Unido, país al que ayudó a desenmascarar a docenas de agentes rusos, a través del M16.

El hombre de 66 años fue indultado en 2010 como parte de un intercambio de espionaje con Estados Unidos, según informes de entonces de los medios de comunicación. Se conoce como el intercambio más grande en décadas: Anna Chapman fue una de las 10 personas rusas detenidas en los Estados Unidos y devueltas a Rusia. A cambio, los rusos cedieron cuatro presuntos agentes dobles, entre los que se encuentra Skripal, a quien Gran Bretaña ha dado refugio.

Las relaciones entre Reino Unido y Rusia han sido tensas desde el envenenamiento fatal del ex agente de la KGB Alexander Litvinenko en Londres en 2006, un asesinato que, según una investigación británica, fue probablemente aprobado por el presidente Vladimir Putin.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones