Elvira Taveras, vista por el lente de José Rafael Sosa

SD. El ministro de Cultura Pedro Vergés es un señor de buenas maneras, con una educación de diplomático que muchos quisieran para sí, con una parsimonia en su decir y en su estar que translucen buenas intenciones.

Pero de buenas intenciones está lleno el camino al cielo. Hace pocos días el señor ministro tuvo el buen tino de resolver una manifestación de teatristas, con una comisión, y la toma de decisiones conjuntas. ¡Bien por él!

Los teatristas protestaron por la abrupta cancelación del Festival Internacional de Teatro que es el único espacio real que tienen de confrontación e información -algo tan necesario en el arte-, donde sus obras pueden ser vistas por creadores y artistas de otros países y viceversa. El ministro, quizás con buenas intenciones, y dicho de manera vulgar, metió la pata. Que los ministros tienen también derecho a equivocarse. ¿O no? Pero se reunió con ellos, par de veces y se repuso el evento cancelado que el productor Juancito Rodríguez había alertado en sus redes.

Todo ministro también tiene derecho a cancelar a quien sea. Para eso también le pagan. Pero los ministros, en especial los de Cultura, deben tener bien afilado su detector de m… Porque los artistas son muy sensibles. Así que si va a cancelar a alguien todo está en cómo hacerlo. Ahora ha cancelado a dos importantes actrices del país. Carlota Carretero, que había manifestado su intención de jubilarse, y a Elvira Taveras directora de la Escuela Nacional de Arte Dramático.

Carlotta Carretero (Captura de pantalla)

Sin previo aviso, ambas artistas han sido sustituidas, como si se tratara de delincuentes. Una sin que hiciera sus gestiones de jubilación y sin previo aviso y la otra año y medio después de haber sido llamada por las actuales autoridades, sin miramiento alguno, y mientras se encontraba representando el arte del país en el 8vo Festival Internacional de Teatro de Lawrence, en Massachusetts, con la obra Divorciadas, evangélicas y vegetarianas, según ha informado ella misma a Diario Libre, en una nota firmada por Severo Rivera.

“Este cambio no me fue notificado ni por vía telefónica, ni por escrito. regresé hoy (ayer) y me encuentro con la noticia de que el señor Haffe Serulle había tomado posesión este lunes 9 de abril”, dijo Taveras.

Los ministros se equivocan. A veces se equivocan más de la cuenta. ¿No hubiese sido más bonito hacerlo con un reconocimiento a sus labores respectivas, con un acto en Bellas Artes? Carlota Carretero es uno de los pilares del arte dramático del país, al igual que Taveras. Carretero duró varios años al frente del Teatro Rodante. Ambas aportaron al país. ¿Es imprescindible tratar a la gente como animales… o peor en algunos casos? ¿No se ve más bonito hacerlo como se debe?

¿No será una retaliación, léase una represalia, contra Elvira Taveras por participar en una obra que además es producida por Juancito Rodríguez, quien denunció hace poco la suspensión del Festival Internacional de Teatro, que finalmente tuvieron que reponer?

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones