CANNES. Apres moi, le deluge, dijo Luis XV, rey de Francia, en su lecho de muerte. Después de mí el diluvio.

Lo mismo debe haber dicho el señor Pedro Vergés al recibir la noticia de que había sido sustituido.

El diluvio vergesiano deja a la cultura dominicana en estado vegetativo, huérfana de proyectos culturales en las distintas regiones del país, diezmada la vida artística de las instituciones por mucho, en paro teatristas y bailarines, con una feria del libro que más flaca no pudo ser, y graves errores de política cultural, gracias a una actitud ególatra, enfermiza, irresponsable y fatal que creó un abismo entre artistas, creadores, promotores culturales y la cúpula ministerial.

Después de mi el diluvio, debe haber dicho el ex ministro en un ataque de luisquincismo grandilocuente desde Canadá.

Llega a la cartera el arquitecto Eduardo Selman y es poco lo que podrá hacer en dos años para salvar de las cenizas lo poco que quede.

Ojalá que el nuevo incumbente logre, con mano firme, devolver al menos el rumbo perdido del Ministerio de Cultura.

Falta resolver de manera apremiante el tema del paro de los teatristas y bailarines, de cuyo paro hará un mes y una semana este jueves 17. Restablecer el diálogo franco y permanente, con un trato asequible y sencillo con quienes crean arte y cultura con mil sacrificios en el país. Restablecer el sistema democrático y descentralizado de los proyectos culturales. Propiciar un buen ambiente para que los artistas, creadores, promotores y funcionarios puedan realizar su labor confiados en que tienen en el ministro y viceministros aliados naturales y no enemigos coyunturales por sentirse estos por encima de la base. Debe el señor Selman poner a funcionar a los viceministros, cada cual según las funciones que le tocan. Y basta ya que el Ministerio de Cultura sea el ministerio del maltrato, el odio y la retaliación.

En fin, las penas son muchas. Y cualquier error en ese ministerio se refleja en la calidad de la vida cultural del país.

Otro problema pendiente es el de los teatristas independientes. Paula Disla y Claudio Rivera, dicen que siguen en espera de manera firme y serena, por el cumplimiento de los acuerdos alcanzados con el Ministerio de Cultura y la continuidad del diálogo a través de la mesa técnica, “el espacio indicado para abordar las demandas del sector independiente”.

El pasado miércoles ambos sostuvieron una reunión con el viceministro Cayo Claudio Espinal en la que recibieron detalles de la realización del Festival Internacional de Teatro de Santo Domingo (FITESD) y otras iniciativas que emprenderá la cartera en este 2018. Según el viceministro, en los próximos meses serán intervenidas para su remozamiento todas salas de teatros oficiales de Santo Domingo y Santiago, lo que incluye la rehabilitación de la Sala Manuel Rueda, cerrada hace más 10 años. El FITE tendrá lugar del 6 al 16 de diciembre del presente año, con la participación 15 compañías locales y otras tantas internacionales, con una inversión de 10 millones de pesos.

Según el funcionario el Ministerio destinará 10 millones de pesos al proyecto denominado Grupo Escuela, una programa de facilitación de talleres que tendrá un alcance de 34 localidades a nivel nacional. “Los representantes hemos solicitado conocer la metodología de trabajo del proyecto, personal a cargo y objetivos específicos, así como su vinculación con instancias existentes en el organigrama de Cultural para garantizar la sostenibilidad”, dijeron.

“Es momento de tejer alianzas que hagan más eficiente la gestión cultural y el uso de los recursos del Estado, impactando positivamente el ejercicio teatral independiente y el disfrute de los derechos culturales de nuestra población”,dijeron.

Los teatristas darán un espacio de tiempo correspondiente para que el nuevo ministro asuma sus funciones y defina su agenda de trabajo. A esperar que bajen las aguas del diluvio.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones