MIAMI. En la frontera entre México y los Estados Unidos, la guerra contra las drogas ya está fuera de control.

Los traficantes de personas constantemente pasan de contrabando como terroristas a través de la frontera sin ser notados, para luego cometer crueles ataques.

Los agentes Matt Graver (Josh Brolin) y Alejandro Gillick (Benicio Del Toro) son llamados para poner en marcha un plan: desde el lado estadounidense, se planea comenzar una guerra entre los carteles mexicanos. Todo inicia con el planeo del secuestro de la hija del mayor jefe de la droga (Isabela Moner), pero no todo sale como está planeado.

El cineasta italiano Stefano Sollima (Suburra, 2015) es un gran artista y no tiene nada que envidiarle a Villeneuve en cuanto a estilo y a su capacidad para filmar la fealdad y la violencia estética. El director, que es un experto del inframundo italiano, llega a Hollywood para narrar esta historia clásica entre Estados Unidos y México, y los relatos de la frontera que los divide.

En la era de Donald Trump, lograr este nuevo Sicario fue un desafío. La obsesión del populista con una pared que separa las dos naciones y una representación racista de los inmigrantes se reflejan en pantalla (con una escena de ataque en un supermercado bastante escalofriante), desde los primeros cinco minutos.

El guión de Taylor Sheridan (Wind River, Hell or High Water) es una mezcla de clichés, utilizando argumentos de “Voy a tener que ensuciarme” y “No hay reglas esta vez” (¿Qué reglas había la última vez?), expuestos alrededor de un par de grandes secuencias de acción con policías corruptos y sicarios en el desierto mexicano.

Una trama secundaria poco desarrollada y demasiado conveniente con un niño de Texas (Elijah Rodriguez), es otro de sus puntos débiles. Catherine Keener es presentada como una oficial del gobierno indigna de confianza, con una visión del mundo aún más oscura que la de Matt y Alejandro, aparentemente solo para asegurar que la audiencia no pierda simpatía con los héroes que constantemente están siendo amenazados por lluvias de balas. Los intereses son tan complejos que es difícil para los de afuera ver quién persigue qué planes y los porqués del opositor. Al mismo tiempo, Sheridan también enfatiza la impotencia de los policías mexicanos: los carteles de traficantes de drogas y de personas trabajan tan duro para descifrar patrones que uno nunca puede estar seguro de haber elegido la estrategia de investigación correcta.

Trabajando en una paleta más oscura que los ricos tonos originales de Roger Deakins (Blade Runner, Prisioners), el director italiano Stefano Sollima se absuelve decentemente con el material propulsor pero se queda corto. No hay mucho que un director pueda hacer para sorprender con ciertos elementos comunes, pero Sollima combina grandes tomas aéreas y estrechos ángulos para volverlos protagonistas en su muy buena narrativa.

A medida que la historia se vuelve más oscura y aún más comprometida moralmente, el tono se vuelve más sombrío también.

 Esa desolación es una de las únicas cosas que mantiene a flote esta aceptable pero dramáticamente desequilibrada secuela. Antes de la conclusión ridículamente forzada, que parece estructurada simplemente para configurar Sicario 3, la película comienza a sugerir que podría haber un precio que pagar por toda esta guerra desenfrenada de Estados Unidos. No es accidental que la primera vez que vemos a Matt, él esté amenazando con masacrar a la familia de un pirata somalí.

Josh Brolin en una escena del filme (Fuente Externa)


Quien quiera expresarlo negativamente, podría decir que a Sicario: Day of the Soldado le falta todo lo que hizo muy buena a la primera parte. Sicario (Denis Villeneuve, 2015) siempre tuvo un toque de esperanza entre toda la violencia y la crueldad. Cualquiera que esté familiarizado con lo pesimista que son las obras del director Stefano Sollima no se sorprenderá de que esta última chispa de confianza haya dado paso a una tristeza omnipresente.

Una lucha desigual entre David y Goliat se ha convertido en un esfuerzo desesperado de Sísifo.


Sin embargo, la violencia en Sicario: Day of the Soldado se intensifica con más frecuencia que en su predecesora, lo que no siempre hace que la película sea buena.

Sollima se basa más en la distribución de los picos de violencia, que resultan a la larga ser más efectivos. La intensidad de la primera parte nunca se siente en esta película, la cinematografía mucho menos espectacular de Dariusz Wolski (Prometheus, The Martian) no hereda la de Deakins, cuyas estilizadas y febriles imágenes eran verdaderas obras de arte en sí mismas. En esta ocasión dan paso a una mirada realista que, aunque también encaja muy bien y destaca toda la acción presentada, le falta algo especial.



La sensación de sentir una constante presión se la debemos al compositor Hildur Guðnadóttir (The Revenant, Sicario) , que apoya el escenario con su música en auge en el estilo de su difunto predecesor Jóhann Jóhannsson. Por lo tanto, Sicario: Day of Soldado se degrada a un mero cine de acción que tiene un factor particularmente a su favor y es una alta credibilidad, aunque esta secuela tiene poco que ver con la narrativa y el estilismo de la primera parte.

El director Stefano Sollima renuncia a mensajes esperanzadores y se basa en el realismo oscuro y la desolación absoluta.

Esperamos tu comentario

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.