Coleccionista dominicano posee documentos de Benny Moré

SD. Un coleccionista dominicano, Juan Julio Bodden, publicó en las redes documentos del gran Benny Moré, sin explicar cómo los obtuvo.

Benny Moré, el más querido e insuperable de los intérpretes de la música cubana, es también querido y respetado en República Dominicana adonde viajó en alguna ocasión.

Nacido en Santa Isabel de las Lajas (actual territorio cienfueguero) el 24 de agosto de 1919, contaría actualmente con 97 años de edad, si la muerte no lo hubiera llevado consigo el 19 de febrero de 1963, producto de una cirrosis hepática, provocada por el alcohol seguramente.

El domingo 17 de febrero de 1963, en Palmira, Cienfuegos, a unos kilómetros de Santa Isabel de las Lajas, su pueblo natal regaló su última presentación artística. Se cuenta que tuvo ruptura de una várice encefálica, consecuencia de la cirrosis hepática que arrastraba desde antes de partir hacia México en 1945. En esas condiciones, después de vomitar sangre, subió al escenario y cantó como nunca. El doctor Luis Ruiz recordaba que antes de esa actuación, Benny se llegó hasta Santa Isabel de las Lajas, para encontrarse con su madre y sus familiares y conocer sobre la construcción de la casa, que personalmente estaba atendiendo.

Según el doctor Amín E. Naser en un libro que escribiera sobre El Bárbaro del Ritmo publicado en los años 90: “durante su viaje a Lajas tuvo un vómito de sangre. Llega a Lajas y desde el mediodía del sábado 16 hasta el atardecer permaneció acostado y volvió a vomitar sangre. A pesar de sentirse muy mal, viajó a Palmira para su próxima presentación pero seguía decaído y débil, en el intermedio de la función toma un descanso de breve tiempo y acude nuevamente al escenario. Canta Dolor y perdón, Maracaibo y Qué bueno baila usted. Las interpretaciones fueron magistrales.

Muchos amigos y familiares consideran que desde el primer momento que el Benny vomita sangre, debió ir a algún hospital cercano en Cienfuegos y recibir una atención médica urgente con tranfusiones de sangre. Pero tardaron demasiado en atenderlo en un hospital con todas las posibilidades. Se desgastó mucho en su última actuación, pero quiso quedar bien con su público. Murió dándolo todo. Pocos casos se conocen de un artista que haya entregado tanto por su pueblo.

De Palmira regresó urgentemente a La Habana. Benny no quería ingresar en ningún hospital, quería estar en su casa con sus hijos y allí esperar la muerte. El domingo 17 mejoró algo, pero al amanecer del lunes 18 de febrero vuelve a ponerse mal y su médico decide ingresarlo. Benny le dice: “Mi hermano, me cogió la rueda”. Lo montaron en una ambulancia rumbo al Instituto Nacional de Cirugía, antiguo Hospital de Emergencias, en la avenida Carlos III casi esquina a Infanta.

Carnet del Benny, de gremio musical

 

Llegó en estado de coma, aparecieron complicaciones pulmonares y renales. Su respiración se dificultó y su presión arterial comenzó a bajar. Mantiene fiebre de 39 y no aparecen defensas a los tratamientos implantados. Su estado era muy grave. En esos días, en La Habana se celebraba el I Congreso Médico Internacional, y al propagarse la noticia de la gravedad del Benny, se personó el doctor Machado Ventura, quien con otros galenos nacionales y extranjeros participó en una junta médica.

A las 9 y 15 de la noche del martes 19 de febrero de 1963 falleció el Bárbaro del Ritmo. La noticia estremeció el mundo musical hasta sus cimentos. Pepe Olmo, cantante de la Orquesta Aragón, dijo que había terminado una era musical: “Después vino otra, pero esta era finalizó con Benny Moré”.

Follow by Email
Facebook
Twitter
YouTube
LINKEDIN
Instagram

Comparte esta entrada

Deje su comentario