SD. América Latina es la región del mundo que más ha crecido tanto en usuarios como en ingresos en el mercado mundial de la música, con un 12.8% del total más, seguido de EE.UU. con un crecimiento del 12.8% y muy lejos del poco más de 4,3% que creció el mercado de europeo.

Eso lo dice un informe de la Recording Industry Association of America® (RIAA), organización comercial que apoya y promueve la vitalidad creativa y financiera de las principales compañías de música. Sus miembros comprenden la industria discográfica más vibrante del mundo, invirtiendo en grandes artistas para ayudarlos a alcanzar su potencial y conectarse con sus fanáticos.

Anualmente la RIAA realiza informes sobre el comportamiento de la industria, y el del 2017 arroja como resultado que América Latina es la región del mundo que más ha crecido tanto en usuarios como en ingresos en el streaming, con lo cual se ha logrado un gran paso en la lucha contra la piratería y la recomposición de la industria musical.

Para que se tenga una idea en el 2016 las suscripciones pagadas en América Latina de musica en streaming, fueron de $54.5 millones, y en el 2017 de $99.9, para un 83,1% de crecimiento.

Y por ejemplo los ingresos de servicios pagados directamente, que no son distribuidos por SoundExchange y no están incluidos en otras categorías de transmisión, ascendieron drásticamente de $2.4 millones en el 2016 a $22.6 millones en el 2017, lo cual significó un salto del 841.1%.

Según Cary Sherman, CEO de RIAA: “2017 fue el año en que la música latina llenó nuestras listas de reproducción y dominó las ondas de radio como nunca antes. Más que cualquier otro género, el crecimiento en la transmisión está impulsando el resurgimiento de la música latina. Es un desarrollo bienvenido para una comunidad que ha soportado una década especialmente desafiante”, expresó en un comunicado.

“Streaming ayuda a derribar muros entre países y continentes, mientras que las compañías discográficas invierten en equipos y recursos críticos para ayudar a respaldar la ambición global de un artista. No es accidental que una canción encabece una lista de reproducción global, es el resultado de un equipo dedicado de profesionales que trabajan para expandir la audiencia de un artista”, dijo refiriéndose a la canción “Despacito”, de Luis Fonsi y Daddy Yankee.

Y más adelante afirma que “El mercado de la música latina sigue teniendo un sesgo desproporcionado hacia las transmisiones gratuitas. Para que el mercado pueda mantener su crecimiento y para que las discográficas inviertan y apoyen a más artistas, es esencial un campo de juego nivelado. Eso significa abordar la “brecha de valor” de la música, una prioridad crítica para la comunidad musical global”.

La música latina en Estados Unidos
Entre las buenas noticias está que los ingresos provenientes de la música latina en Estados Unidos crecieron un 37%, o sea ascendió a $243 millones en 2017. La música en streaming representó el 84% de los ingresos de música latina, y similar al mercado en general, fue el principal motor de crecimiento. La música latina comprendía el 2,8% del valor del mercado de la música en los Estados Unidos, que ascendía a 8.700 millones de dólares en 2017.

Los ingresos de la transmisión de música latina en los Estados Unidos crecieron un 54% año tras año a un nivel récord de $204 millones. Los flujos de suscripción pagada fueron la porción más grande y de mayor crecimiento del mercado latino en términos de valor, un 83% más que en 2016, y representan el 49% de los ingresos totales por transmisión. Las transmisiones admitidas por anuncios a pedido, una categoría que incluye servicios como YouTube, Vevo y la versión gratuita de Spotify, crecieron un 34% a $ 45 millones. Eso representa el 19% del mercado de música latina por ingresos, en comparación con el mercado general de los Estados Unidos, donde la categoría representó solo el 8% de la participación total, dice el informe.

Aunque las distribuciones de SoundExchange para la música latina en 2017 cayeron un 13%, los ingresos para la categoría de radio digital y personalizada subieron un 34% a $ 59 millones. Los pagos directos de estos servicios, que solo comenzaron en 2016 (categorizados como otra transmisión respaldada por publicidad) compensaron la diferencia.

Las descargas digitales representaron solo el 9% del mercado total de música latina de Estados Unidos, pero resistieron la tendencia general de ventas decrecientes y aumentaron un 3% en valor en comparación con 2016.

Impulsados ​​por éxitos como Despacito (récord global con más de 5,095 millones de vistas) y Mi Gente, (que acumula en Vevo más de 1,773 millones de vistas), las ventas aumentaron un 16% y abarcaron la mayoría de las ventas de descargas digitales.

Los álbumes digitales, una categoría más pequeña, cayeron un 20% en valor. Los ingresos por envíos físicos de productos de música latina (léase CD o vinilo) bajaron un 43% a solo $12 millones de dólares, expresa el informe.

En fin, la industria musical en América Latina ha experimentado un importante empuje y en eso también tiene que ver un salto en la calidad de los ritmos pegajosos de la musica urbana fusionada con colores diferentes de otros ritmos y con letras menos agresivas y mucho más pasables. Se espera que este año en curso la música latina siga proporcionando pingues dividendos a la industria musical. Échame la culpa, de Luis Fonsi y Demy Lovato cuenta con más de 1,235 millones de vistas.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones